Poema para mi querida Madre

Tus ojos sensibles se endurecen
cuando necesito una lección.
Feliz día de las Madre.



Poema para mi querida Madre

La armonía de la vida se concentró en tu vientre,
formando mi ser con tu inagotable amor de madre.
Nací bajo el manto de la tierna protección de tus manos,
ayudándome a levantarme de mis caídas con tus sonrisas.

Me acunas con tu melodiosa voz secando con ellas mis lágrimas
y cuando sonrío soy yo, quien seca tus lágrimas de amor.

Para ti, siempre seré única, aquella que creció en tu interior,
la criatura que alimentaste con tu sangre y tus sueños
la hija por quien te sacrificaste vendiendo tus ilusiones
a la vida, a cambio de mi felicidad.

El tiempo sembró en tu cabello hermosas canas
y las arrugas van marcando bellos senderos en tu divina cara.

Madre, que Dios bendiga la inmortalidad de tu alma,
porque yo tu mortal hija solo puedo amarte
entregándote mi corazón forjado por tu sangre.

¡Gracias por darme la vida y hacer de mi un ser especial y digna de ser tu hija!

¡Te amo madre mía!



Seis suspiros
Si me preguntas
Vestida
Te dire como te amo
Te espero
Te Siento
Rosa Negra
Evocame
La flor de tus sentidos
El día que me quieras