Los buenos amigos

Cada nuevo amigo que ganamos en la carrera de la vida
nos perfecciona y enriquece, más aún por lo que de nosotros mismos nos descubre,
que por lo que de él mismo nos da.



Los buenos amigos

Los amigos, a veces
no necesitan palabras,
solo con mirarse
se dicen mil cosas
y comparten, una manera
especial de ver la vida.

Los amigos, a veces,
se dicen palabras duras,
se discuten, se hieren
y se reconcilian con un abrazo.
Los amigos
siempre dicen la verdad,
aunque duela,
aunque no sea sencillo.
Los amigos
son dos almas
que aprenden juntas
la sinceridad,
la solidaridad, la alegría.