Dardos y sed

Para esa amistad que finge



Dardos y sed

¿Cuál punzante será la traición
de la que con tretas ser tu amiga fingió?
¿Cuál enfermo de dolor,
podrá ponerse un pecho herido?

Detesto que suceda, maldita felonía,
malditas máscaras de arcilla;
porque las huellas del falso amigo
dejan un profundo y terrible vacío,
que la vida se torna gris,
perdemos el brillo de los ojos, el equilibrio,
la sonrisa de los labios,
como fantasmas andamos,
como muertos ansiando volver a morir....

Y el monstruo que te enredó con su putrefacta lengua,
como si gozada de tu pena,
sigue paseando por la negra tierra,
sembrando y cosechando amarga tristeza
como si arrepentimiento no sintiera...

¡Pobre flor de otoño! Está casi marchita...
Qué rayos podría hacer yo, si carezco de agua divina...
Nada... Sólo rugir y escribir porque, así como la mía,
más grande que el universo es su desdicha...



Agua de mayo
Amar de verdad
Amar no es solo pasión
Sueños y deseos
Suspiro de tu alma
Ven
Te voy a vestir de mariposa
Tienes ojos de abismo
A TI
De la mano