Cuando hagamos el amor

Para esa mirada de fuego,
y amor que me hace extremeser

Cuando hagamos el amor

Desde que tu amor me habita
mi silente soledad
le ha hallado dulce compañía
a una sombra que era inerte.

Aunque muy esquivos
a veces son tus ojos
cuando en mis ojos se posan
aquella mirada apagada
se hace mirada de fuego.

Y a la muerte
la fría muerte,
esa que siempre nos acecha,
la mandamos al gran carajo
y optimistas le increpamos
un vaya y vuelva
que aquí todavìa no fijamos fecha.

Porque Cupido con su flecha
aún anda alucinando por ahí
y esta vez la víctima fue este poeta
que ya desahuciado se creìa
y cuando en su soledad se hundía
aparecieron tus ojos
tus labios,
tu dulce boca
y mis pasos sin rumbo
y mi corazón oscuro
y mi pluma sin musa
y mi mundo sin futuro
han hallado por fin su camino,
su claridad y su destino
al lado de tu magno sentir
que es de una pureza absoluta
como puro también ha de ser
el acelerado compás de nuestros latidos
cuando esta noche, amor
hagamos el amor




Cadenas nuevas, Elegia del amor cobarde, En un cuarto de hotel , Al final, Al momento del amor, Hablando de amor, Deidad, Amo todo de tí , Poema de amor al vuelo, Esperándote, Poemas de Amor, Poemas de Amor para Esposos, Poemas de Amistad.