A pesar que lluevo, siempre tu estás

Si tuviese una rosa para cada vez que pienso en ti,
estaría siempre paseando por un jardín.



A pesar que lluevo, siempre tu estás

Me hice mar de aguacero
llovizna latente e impertinente
.
Me hice de charcos y caprichos
de reflejos y espejos aglutinados
en estos azules sueños
, ocres realidades que algunas veces
dolorosas me quiebran.
Por dentro me hago de amor
me envuelvo en mutismo y solapa
deshecha y maltrecha
.
Me hago de besos, los tuyos
que van dejándome huellas
en la piel y secando estas lágrimas
.
Me hago de brisa y revoloteo en tu pelo
me hago de mar, mil veces
agua salada de tu dulce aroma
.
Me hago de pedazos de cielo
de tu cielo inmenso, de tu infinito
cielo que me pertenece.

Me esperas mientras lluevo
para reir de nuevo, entre tus brazos
de fuego, entre mis caderas
de fuego también, de viva llama
que a veces se extingue,
cuando triste me encuentro.

Me hago trizas y tu me recompones
tu suavizas la porosidad del alma
que va cayendo.

Tú, eres tú el dueño
el amanecer
completo
.
La flama completa
a la que asida voy
siempre viviendo
aunque a veces me llueva
entera...



Un mañana sin ahora, Tu piel, Cuando caen los recuerdos, Tengo que volverte a ver, El amor, Vivir o naufragar, Contemplación, La mas pulcra de las noticias, Lentamente, Libre pasión, Poemas de Amor, Poemas de Amor para Esposos, Poemas de Amistad.