A mi esposo
Si tuviese un deseo,
sería que siempre fueses lo primero que veo por la mañana al despertarme,
y lo último que veo por la noche antes de dormirme.




A mi esposo

Sólo quería estar contigo,
Y de lo demás me olvidé.
Por un instante tú eres mi vida.

Sólo quería abrazarte, besarte, tocarte, poseerte, hacerte mío.
Y así fueron pasando días,
Sin salir de casa,
Admirándote cuando dormías.
Unidos por el destino,
Unidos por un sentimiento.

Dos corazones unidos que latían al mismo tiempo.

Y por el otro,
Es una historia de amor,
Una historia de dos amigos unidos por la pasión.

Es un cuento perfecto,
quizás un cuento sin final.

Tu el príncipe y yo la princesa con tacones de cristal.

Me gustaría que este cuento,
fuese un cuento infinito,

Porque cada momento contigo siempre es el más bonito.






El paraiso
El primer signo de amor
Arde
Tú y yo
Cómo decirte
Como el cristal
Delirio de enamorados
Detalles
Viento Sordo
Embriagada en tu deseo