Para un padre cariñoso
Cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño,
por primera vez, el dedo de su padre,
lo tiene atrapado para siempre.



Para un padre cariñoso

Cuando llora el niño y está usted cansado,
dese cuenta que esto pasará...
y cuando él se vaya al jardín de niños,
se habrán olvidado los momentos difíciles.

Intenta oír.
Escucha los pensamientos, los sueños,
las ansiedades y las risas que tu hijo
quiere compartir contigo.

Alaba a tu hijo. Dile "¡Magnifico¡" "Gracias" y " Por favor".
Dile te quiero, y "Que buena idea".

No digas "No" cuando puedas decir "Sí".
Ayuda a tu hijo a convertirse en un individuo satisfecho.

No digas cosas crueles,
que pueden lastimarlo,
o cualquier cosa cuando estás enojado.

Discúlpate con tu hijo
cuando te equivoques.
Dile "lo siento".

Eso lo enseñará a hacer lo mismo.