Como una luz celestial

Una madre es capaz de dar todo sin recibir nada.
De querer con todo su corazón sin esperar nada a cambio.




Como una luz celestial

En tu ser brotó una vez,
como una luz celestial,
el amor más tierno y puro;
que te convirtió en la mujer
más feliz del universo.

En el vientre de tu cuerpo,
se germinó la semilla
de una ilusión anhelada;
forjada entre fantasías
que tiene toda mujer.

A partir de ese momento,
madre, te hiciste mujer
y me diste el privilegio
de convertirme en un ser,
lleno de luz y alegría.

Dime porque no he de amarte,
si por mi te desvelaste;
y tu cuerpo venusino de diosa
sacrificaste sin miramientos,
en aras de amor de madre.

Tu que me diste tu fe
y pusiste en mi tus sueños;
que en mis noches de dolor
velaste mi enfermedad
y derramaste en silencio tus lágrimas.

Tú mereces algo más
que las riquezas banales
de los hombres en la tierra.

El cielo será todo tuyo
como premio a tu labor.
Madre mía que me amas
a pesar de mis defectos;
que me entregas tu cariño,
sin ponerme condiciones
ni pedirme nada a cambio.

Eres el ángel divino,
que el Creador del Universo
hizo con gran perfección,
para servir de instrumento
y cumplir con mi misión.

Deja poner a tus pies,
mi corazón que te ama
y cubrir de rosas rojas
los sendero de tu vida
como tributo a tu bondad.

Deja pedirle al Señor
que cuando cumplas tu sino;
como premio a tu grandeza
te de un espacio a su lado,
para que seas feliz por toda la eternidad.





Un poema para mi madre | Para Mamá | Amorosa Madre | Mi Madre y su voz
Un día mágico | Cuatro letras dicen Mamá | Poema a tí mamita linda | Desde la lejanía
Para una Madre especial | Dia de las Madres | Perdón Madrecita | Oda